jueves, 28 de febrero de 2008

Verdaderos amigos

Fui despedido de mi trabajo.
Con responsabilidad patronal dice la ley, es decir, fui echado aunque siempre cumplí con mi trabajo; de hecho el último día de mi trabajo trabajé hasta las 4AM en un caso.
La razón de este arbitrario despido la trataré después, por ahora no quiero matar mis oportunidades en esta empresa y otros negocios relacionados.
Después de casi una semana de lo sucedido, he comprendido quienes son mis amigos y quienes no, en momentos como estos es que aparece la verdadera amistad.
Debo reconocer que personas con las cuales tengo serias diferencias políticas y de opinión sobre muchos temas me escribieron o hablaron conmigo.
Mientras otros, a los cuales yo les ayudé con recomendaciones en mi ahora ex-trabajo para que ascendieran de puesto ni siquiera me escribieron o llamaron. Supongo que para ellos sólo fui alguien más que utilizaron y olvidaron. Lo mismo con muchos "compañeros" de trabajo, los cuales supongo ya me olvidaron.

1 comentario:

Manda Güevo dijo...

Aqui estamos aunque sea por solidaridad, pero si en algo podemos ayudar....