lunes, 13 de diciembre de 2010

¿Porqué odio diciembre?

Desde hace unos años empecé a odiar diciembre, no fue que un 30 de noviembre me levanté y dije: "¡Qué pereza mañana es diciembre!", el proceso ha sido más o menos largo.
Algunas de mis razones son:
  1. El consumismo: Como pagan el aguinaldo parece que para muchos el mundo se va a acabar, entonces hay que gastar y gastar, no importa, en enero viene el salario escolar. Seamos sinceros, yo tengo un TV analógico comprado en el año 2000 y todavía sirve, ¿Para qué necesito una pantalla plana?
  2. Las fiestas que no dejan dormir: Vivo a la par de un salón de fiestas y finales de noviembre y diciembre son simplemente insoportables, hay fiestas todas las noches de fin de semana y no me dejan dormir tranquilo, lo peor es que se exceden en el ruido, lo menos que duran de hasta las doce medianoche y he oído bulla hasta las dos de la madrugada.
  3. Los borrachos. Basta con decir que muchos le llaman "Bebiembre". El exceso de alcohol produce muchos males. Entre ellos los pleitos, accidentes, y violencia doméstica que lo único que traen es tristeza para familias.
  4. Los imbéciles al volante: Tras de ya hay muchas presas, en diciembre más gente saca el carro. Más carros en las calles significan más presas y más estúpidos al volante. Si eso le sumamos que pasar frente a un centro comercial ("mall") es simplemente imposible. Conseguir parqueo: Un suplicio. Y si a eso le sumamos los que manejan borrachos por el exceso de alcohol.
  5. La lista de muertos y heridos: Las noticias de fin de año son un recuento de cuantos se ahogaron o murieron en accidentes de fin de año.
  6. Los embarazos no deseados: Revisen cuántos cumplen años en septiembre. Yo sé que yo tampoco fui muy planeado, pero es evidente que la cantidad de embarazos no deseados aumenta en diciembre.
  7. Las vacaciones perdidas: ¿Para qué quiero vacacionar en diciembre? ¿Para pagar precios excesivos y encontrarme con presas, fiestas y borrachos? Prefiero trabajar esos días y sacar vacaciones en temporada baja o cuando realmente las necesite, no cuando el resto del país se va de vacaciones arruinando las mías.
  8. La gente abandonada: Los niños pobres, los reos, los viejitos. Aprovechemos y visitemos a los viejitos. Por suerte algunos se acuerdan de los pobres en diciembre y les llevan regalos, pero los abandonan el resto del año.
  9. Los regalos a los nos caen mal: No seamos hipócritas, hay gente que no nos cae bien e igual hay que regalarles algo en navidad, sólo porque es navidad, porque son familia o "conocidos". En serio no podemos decirle a esas personas: "¿Sabe qué? Me caes mal, no voy a regalarte nada y ahorrese mi regalo, ¡Gracias!"
  10. La pólvora: Como si las fiestas no son suficientes para no dejarnos dormir, está la quema de pólvora, las primeras semanas de diciembre son los nicas y luego se le suman el resto de la población. Basta con pensar en la cantidad de niños quemados con pólvora para odiar diciembre.
Otras razones las puede leer de una nota de PonchoTV

5 comentarios:

KATS dijo...

A mi me pasa igual, diciembre hace mucho tiempo dejó de ser una época bonita cuando vos esperabas que "el niño" (no Santa) te trajera un regalito el 24 en la noche, o ayudar en tu casa a poner los mismos adornitos de todos los años en el ciprés sembrado al frente de tu casa, que dicho sea de paso no tenía que ser de 3 metros o más de altura o como ahora, el más caro que puedas comprar en Cemaco.

Siempre que digo que #odiodiciembre, me ven con ojos de loco y me hacen cara de "ud. es una amargada", pero en realidad no entienden que mis razones son válidas (la mayoría coincide con las que ud pone acá), empezando por los niños quemados con pólvora y los viejitos abandonados en asilos y hospitales, pasando por los borrachos al volante y terminando con las presas infitinas en las calles que te roban el tiempo que deberías aprovechar para estar con tu familia descansando.
Es la época del stress (como lo llamo yo) porque todos andan estresados por una cosa u otra, que el regalo del amigo inservible, o qué aparatejo nuevo le compran a los familiares que aun no tenga o cuánta plata deben y con aguinaldo y todo incluído no les va a alcanzar para pagar porque se lo van a beber en guaro todito.
En fin, aunque me tachen de "Grinch" yo soy de las que digo a viva vos que #odiodiciembre como vos y punto. Le guste a quien le guste y si no les gusta, también...

LITOS dijo...

Esta época es un completo estrés para muchísimas personas que por tratar de seguir las pautas publicitarias que promueven el consumismo desmedido y luego en la famosa "cuesta de enero" todos andan en las compras y ventas; tratando de recuperar parte del dinero invertido en los regalos o las fiestas.
Mientras muchos pasan en un puro "fiestin", hay otros que pasan los peores momentos por diversas circunstancias
A como van las cosas para este diciembre, pues va a ser demasiado difícil de superar en la parte económica y social; parece que la época de las vacas flacas se están asomando y se van a quedar por mucho tiempo.
Ojala tengamos un espacio para nosotros mismos para darnos cuenta que el próximo mes debe ser diferente a lo que hemos vivido; no me toca a mi decir que hacer sino que cada uno ponga su propio cambio

Desde el Muro de los Lamentos dijo...

Totalmente de acuerdo con tu post .Realmente Diciembre apesta y lo peor que ya hasta el mes de noviembre fue absorbido por este mes porque practicamente ahora muchas empresas empiezan sus fiestas desde el mismo mes de noviembre y la gente empieza a organizar que nvan a cenar , donde van a gastar la plata y esperando la nueva moda de Black Friday

Leslie Hernandez dijo...

Pues tienes razones de peso para odiarlo.

A mi me encanta, tal vez porque no soy creyente. Las personas por lo general andan de buenas, y el tiempo es una delicia, al menos en CR.

No doy regalos ni por navidad, cumpleaños, el santo, los reyes magos; para bodas, niños pequeños y similares la cosa es diferente. Cuando regalo algo es porque me nació hacerlo y puede ser en cualquier momento; por lo general, en cumpleaños, si no es cercano, regalo un chocolate, en el otro caso invito a la persona a comer algo sabroso y que le guste, con la condición que no cuente las calorías/libras, especialmente las mujeres.

Aún tengo gran parte del aguinaldo del año pasado y me suelo regalar algo en estos días (aparatito geek) aprovechando lo que sale para estos días, y las ofertas; pero solo si puedo justificarlo con mi conciencia. Por ejemplo: teléfono el año pasado ya que usaba uno que aparte de no funcionar bien, no me brindaba la funcionalidad que deseaba; y anterior a ese una tablet, para jugar (programar y experimentar), leer libros y comics. El aguinaldo de este año creo que lo destinaré a ayudar a mi padre a pagar un pequeño préstamo que tiene con un banco.

Como buen carajillo de 35 años de nuestros tiempos adoro los animados de navidad, y mi cuento favorito siempre ha sido Un cuento de Navidad de Charles Dickens en cualquier modalidad que lo encuentre :P

Creo que el problema es que es un mes diferente, la gente tiene más tiempo libre, y eso se refleja en los gastos, accidentes, etc.

En fin... si creo que es una pena que sea esta la parte del año en que la gente se suelta de un poco de dinero y tiempo para ayudar a los demás.

Como dije, tal vez, como no sigo ninguna fe, disfruto más los beneficios de estos días.

Pamela Castro Flores dijo...

Comparto sus razones pero dentro de mi no puedo dejar de amor lo q me hace sentir la Navidad.
Me cambia x completo, es un sentimiento difícil de expresar pero lo único q se es q me hace muy muy feliz! !!!